Fiat Toro: sofisticación italiana con tecnología de Jeep

La idea para desarrollar el plan Fiat Toro aparece a partir de analizar las ventajas y desventajas de las pick ups chicas (como Fiat Strada o Volkswagen Saveiro) y las medianas (Toyota Hilux o Ford Ranger) en http://fiat-toro.com/. Unas económicas y prácticas para la ciudad; otras más caras y lujosas, y aptas para trabajos más duros. Pero el resultado es todavía mejor que una simple combinación de virtudes, Porque con esta Fiat Toro también se consiguió la elegancia necesaria para transformarla en un vehículo de estatus, sofisticado, de esos que buscan quienes se compran un SUV (Sport Utility Vehicle). Y como a los muchachos del marketing les gustan los neologismos, dicen que esta nueva Toro crea un nuevo segmento, el de los SUP, Sport Utility Pick up.Fiat Toro: sofisticación italiana con tecnología de Jeep

La cuestión es que más allá de los rótulos, estamos ante un excelente vehículo. Nosotros pudimos comprobarlo en el sur argentino, en los alrededores de El Calafate, donde además se realizó su presentación oficial para la prensa especializada. La versión que probamos fue la tope de gama (todas las versiones traen el mismo motor turbodiésel 2.0 de 170 CV), de doble tracción y con una caja automática-secuencial de 9 marchas, que además trae levas al volante para poder pasar los cambios de modo manual. Y para sorprendernos aún más, venía con el pack opcional Premium (cuesta $ 9.500), que suma tapizados de cuero y butaca del conductor con regulaciones eléctricas. Ya de entrada, entonces, nos sentimos en un auto de una gama superior a la que esperábamos.

Después nos sorprendió en la ruta. El motor, denominado Multijet, es un dos litros sobrealimentado con un turbo de geometría variable, que lo asiste tanto a bajo régimen como a altas rpm, por lo cual, además de sus 170 caballos, consigue un torque (momento de mayor fuerza de empuje) de 350 Newton-metro, desde las 1.750 revoluciones por minuto hasta las 4.000. En todo ese rango de vueltas, la Toro tiene un gran poder de aceleración, y recupera velocidad con mucha facilidad. A 90 km/h, en octava, viaja a 1.500 rpm (casi en ralentí) y la computadora de a bordo marcaba un consumo instantáneo de apenas 5 litros cada 100 kilómetros. Con un tanque de 60 litros de capacidad, si no la “pisamos” mucho, seguramente se pueden superar los 1.000 kilómetros de autonomía. También pudimos ver que en novena marcha, podemos viajar a 130 km/h con el motor girando menos de 2.000 rpm.

3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *